Comidas Rápidas

A menudo vamos a restaurantes de comida rápida porque son rápidos, convenientes y económicos.

Pero,

  • Las comidas rápidas frecuentes podrían producir obesidad y enfermedades cardíacas.
  • Muchos platos en los menús de comidas rápidas tienen mucha sal y grasas saturadas.
  • Las grasas saturadas tapan las arterias del corazón y provocando ataques cardíacos.
  • Cuando comemos en lugares de comidas rápidas, tendemos a omitir frutas, verduras y productos lácteos.

Aunque la comida rápida no es lo mejor, a veces es lo más fácil para la familia. Algunos consejos para que las visitas a los restaurantes de comida rápida sean más saludables son:

  • Ordene el sándwich más pequeño y pídalo con verduras adicionales.
  • Evite los sándwiches con 2 o 3 medallones de carne; un hamburguesa de tamaño normal generalmente tiene la mitad de calorías.
  • Ordene las papas fritas pequeñas; así se ahorrará hasta 300 calorías, o pida frutas o verduras en lugar de papas fritas.
  • Los niños deben ordenar las porciones infantiles o Happy Meal (Cajita Feliz), no el tamaño para adultos.
  • Elija leche descremada o agua en lugar de bebidas con azúcar.
  • Siempre elija platos a la parrilla y no fritos.
  • Limite las salsas, que generalmente tienen mucha grasa o azúcar como el kétchup, la salsa barbacoa, aderezo de mostaza y miel, mayonesa, etc.
  • ¡Cuidado con las ensaladas y los aderezos! Muchas veces los agregados y los aderezos pueden contener calorías adicionales escondidas; busque los aderezos de dieta a base de aceite y no de crema.